Inicio > Uncategorized > La acción comunicativa de Habermas y La distancia en la educación a distancia según Michel G. Moore

La acción comunicativa de Habermas y La distancia en la educación a distancia según Michel G. Moore

Para Habermas una buena emisión o mensaje, depende de la fiabilidad del saber que encarna, pues la racionalidad de una emisión o de una manifestación depende de la estrecha relación entre racionalidad y saber (Habermas, 1991). Para que un mensaje sea racional y entendible, debe contener un sentido de saber, es decir que lleve al receptor a pensamientos que se reflejen en acciones. Que el mensaje sea comprensible en la medida que se entienda el qué, cómo, cuando y dónde de lo que se requiere en la emisión. En términos de Habermas y retrotrayéndolo al tema que nos compete, la buena comunicación virtual lleva al receptor a saber con claridad el qué, como, cuándo y el dónde que pide el mensaje de una acción comunicativa en un entorno de virtualidad.
Habermas se apoya en Austin para distinguir entre acto locutorio, ilocutorio y perlocutorio. El locutorio es la enunciación, una emisión, lo que se dice, el mensaje (hablado, escrito, imagen, audio, video). El ilocutorio es lo que se hace comunicando, el emisor hace saber que lo que dice quiere verlo entendido por el receptor. Por último el perlocutorio es el que causa un efecto en el emisor. Finalmente, esto se podría resumir así: decir (comunicar) algo (locución); hacer diciendo algo (ilocución); causar algo mediante lo que se hace diciendo algo (perlocución) (Habermas, 1996). En la acción comunicativa en ambientes de aprendizaje virtual, nos inclinaríamos por los actos comunicativos de tipo ilocutorio, pues “La acción comunicativa se distingue de las interacciones de tipo estratégico porque todos los participantes persiguen sin reservas fines ilocucionarios con el propósito de llegar a un acuerdo que sirva de base a una coordinación concertada de los planes de acción individuales” (Habermas, 1996. P, 379).
La teoría del significado y su utilización practica, la aplica Habermas en los mensajes (Habermas habla de oraciones). “La teoría del significado planteada en términos de pragmática formal parte de la cuestión de qué significa entender una oración empleada comunicativamente, es decir, de qué significa entender una emisión (Asserung) La semántica formal establece un corte conceptual entre el significado de una oración y lo que quiere; significar o decir (Meinung) el hablante, el cual con esta oración, cuando la emplea en un acto de habla, puede decir algo distinto de lo que la oración literalmente significa” (Habermas, 1996. P, 381). Si adaptamos estos conceptos a la comunicación virtual, lo que resulta realmente importante es la pretensión de valides, que el acto perlocutorio, cause un efecto de entendimiento del mensaje en el receptor, que la emisión entendida como locución e ilocución sugestione al receptor. Esto es, que el mensaje sea entendible, racional. La aceptabilidad de una emisión, la racionalidad de un mensaje se vislumbra en el actuar que surge de la sugestión de un acto perlocutorio, según Habermas (1996):
La aceptabilidad no se define en sentido objetivista, desde la perspectiva de un observador, sino desde la actitud realizadora de un participante en la comunicación, que aprendiz , enseñante y contenidos se relacionen (Onrubia, 2005). Llamaremos «aceptable» a un acto de habla cuando cumple las condiciones necesarias para que un oyente pueda tomar postura con un sí frente a la pretensión que a ese acto vincula el hablante. Estas condiciones no pueden quedar cumplidas de forma unilateral, es decir, ni sólo relativamente al hablante, ni sólo relativamente al oyente; sino que son más bien condiciones del reconocimiento intersubjetivo de una pretensión lingüística que, de forma típica a los actos de habla, establece un acuerdo, especificado en cuanto a su contenido, sobre las obligaciones relevantes para la interacción posterior (P, 382)

La distancia en la educación a distancia según Michel G. Moore
Moore (2005) considera este proceso, de educación a distancia, como una transacción que tiene que permitir cubrir la separación de espacio y tiempo entre profesor y alumno. Considera la distancia como un espacio psicológico y de comunicación que debe ser cruzado. La relación alumno y profesor no es una cuestión de ausencia de este último y de libre albedrio del primero. Como en el caso de un acto ilocoturio y perlocutorio a la manera de Habermas, la racionalidad de la acción comunicativa debe permitir acuerdos; el profesor emite mensajes y el alumno reacciona mediante su propio aprendizaje de forma autónoma, siempre y cuando se cumpla el principio del acto perlocutorio, que el mensaje cree un efecto en el receptor (Habermas, 1996).

Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: