Inicio > Uncategorized > Principios pedagógicos para el diseño

Principios pedagógicos para el diseño

Resumen

En este trabajo estarán consignados los principios que se han considerado más pertinentes para el proyecto de la paz. Se retomaran estos y se enfocaran hacia el proyecto mediante su descripción, es decir, se adaptarán estos para que cuadren en el proyecto a seguir

Introducción

Acorde con la definición de modulo instruccional, este, según Yukavesky (2003) es un material pertinente para que el aprendiz adquiera conceptos y destrezas necesarios según su ritmo, y sin la necesidad presencial del instructor. Esto sobre todo referido a modelos diseñados para la educación a través de tecnología educativa donde la presencia del instructor es un medio, más no un fin. Y para lograr que el aprendiz se desempeñe en solitario, y sobre todo en nuestro trabajo sobre la paz, dice Reigeluth (1999, citado en Salinas y Urbina, 2007) que  debe haber una relación entre la teoría de diseño y otras teorías, y poner mucho cuidado a la hora de diseñar material didáctico multimedia para que este sea un buen medio de aprendizaje y no un objeto de divulgación comercial con intereses de lucro para el diseñador  (Salinas y Urbina, 2007).

Teniendo presente lo anterior, en este trabajo se han tenido en cuenta varios principios de diseño de los diferentes autores que se proponen, escogiendo los más pertinentes para nuestro proyecto, según el contesto de la población a la cual será dirigida.

Principios de diseño adecuados al proyecto sobre la paz

Entendiendo que para el diseño de medios de aprendizaje, y más cuando de aprender a realizar acciones sociales, como en el caso de aprender a convivir para la paz, no todas las opciones de medios y material didáctico son adecuadas,  ya que cada población es diferente según el contexto en el cual se desempeña (Salinas y Urbina, 2007).

Cuando se habla de medios de aprendizaje centrados en el alumno, estos son construidos para los mismos de forma exclusiva como ayuda a su instrucción. Álvarez, Martínez y Méndez (1993, citado en Alba, 1994) afirman que  los medios tecnológicos para el aprendizaje en diversas ocasiones deben ser readaptados porque no tienen en cuenta la diversidad de la población aprendiz. Teniendo en cuenta que el proyecto sobre la paz es netamente, por su misma condición, social, estos medios que llevan al aprendiz a interiorizar acciones pacificas, no pueden obviar las condiciones del contexto donde se desarrolla la comunidad a quien va dirigido dicho proyecto.

Con base en lo anterior,  y teniendo como referente el proyecto para la paz, estas son las adaptaciones que se han realizado desde algunos principios de diseño de diferentes autores:

1.  El aprendiz debe estar implicado en resolver problemáticas del mundo real. En el contexto escolar, en el interior de las aulas hay tensiones entre alumnos y alumnos con profesores. Los alumnos deben encontrarse con actividades que los lleve a pensar como sobrellevar y solucionar esas tensiones (Merrill, 2002, citado en Salinas y Urbina, 2007). Aprender la paz amerita, más que memorizar teorías, intentar acciones realizables en el entorno afectado. Herrington y otros (2003, citado en Salinas y Urbina, 2007) afirman que las tareas auténticas tienen que tener relevancia en el mundo real.

2. Utilización de conceptos adquiridos en experiencias del pasado. Los alumnos son encaminados a rescatar, relatar, describir o aplicar conocimientos de experiencias pasadas (Merrill, 2002, citado en Salinas y Urbina, 2007), donde el haber estado sumergido en un contexto violento no daba espacio a momentos pacíficos, que pueden ser utilizadas como fundamentos para el nuevo conocimiento sobre como vivir en paz.

3. Posibilidad de utilización en situaciones didácticas flexibles. Dar la posibilidad de que los alumnos y profesores propongan acciones diversas que puedan ser realizables en el contexto escolar y la cotidianidad del mundo en el cual se desempeñan los actores implicados en el aprendizaje (Salinas y Urbina, 2007). Herrington y otros (2003, citado en Salinas y Urbina, 2007) dicen que se debe proporcionar la oportunidad al estudiante de examinar la tarea desde diferentes perspectivas, utilizando una variedad de recursos. También es pertinente darles la oportunidad de demostrar públicamente su nuevo conocimiento o destreza, esto cuando puedan crear, inventar y  explorar formas nuevas y personales de usar el nuevo conocimiento adquirido.  (Merrill, 2002, citado en Salinas y Urbina, 2007).

4. Diversidad de recursos. Como todos somos diferentes y nos hemos desempeñado en contextos diferentes, o quizás similares pero no iguales en su totalidad, se debe proporcionar la oportunidad al estudiante de examinar la tarea desde diferentes perspectivas (Herrington y otros 2003, citado en Salinas y Urbina, 2007). También los sujetos que interactúan en el aprendizaje pueden puede crear, inventar y  explorar formas nuevas y personales de usar este nuevo conocimiento (Merrill, 2002, citado en Salinas y Urbina, 2007).

Conclusiones

En la construcción de medios educativos se debe tener presente unos principios que guiarán a una producción pertinente para el aprendizaje. Cuando se habla de medios de aprendizaje centrados en el alumno, estos son construidos para los mismos de forma exclusiva como ayuda a su aprendizaje. (Álvarez, Martínez y Méndez, 1993, citado en Alba, 1994). Y como el mundo es diverso en contextos sociales, y en consecuencia individuos que interactúan impregnados del medio que les es común, los principios que nos guíen en la producción de medios educativos para el aprendizaje no se pueden limitar a la generalización de su aplicación. Estos principios nos deben llevar a mirar las distintas necesidades de los beneficiarios de tales recursos didácticos, y más aún con los avances de la tecnología “se trata de buscar soluciones a problemas planteados por la diversidad de las personas, y que implica en ocasiones necesidades educativas especiales, imposibilidad de hacer ciertas tareas, discapacidades o hándicaps que pueden ser superados con la utilización de esos recursos.” (Alba, 1994. Pag, 222)

Referencias

Salinas, J.; Urbina, S. (2007): Bases para el diseño, la producción y la evaluación de  procesos de Enseñanza-Aprendizaje mediante nuevas tecnologías. En Cabero, J. (Coord.): Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación. MacGraw-Hill/Interamericana Ed., Madrid. 4-62.

Sancho. U, San Martín. A, Area. M, Alonso. J, Roca. O, Bartolome. A, Alba. C, Cabrero. J, Castaño. C, Barajas. M. (1994). Para una tecnología educativa. Barcelona: Editorial Horsor.

Ykavestky, G. (2003). La elaboración de un modulo instruccional. Recuperado el 27 de agosto de 2010 en http://www1.uprh.edu/ccc/CCC/La%20elaboracion%20de%20un%20modulo%instruccional/CCC_LEDUMI.pdf

Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: